diciembre 20, 2007

eRoGEnIa nº 7

Como un sonido que eriza cada poro.
Como un temblor interno que te sorprende y agrada.

La mano tibia, el corazón caliente y los movimientos sincronizados con los latidos...

De los tobillos al cuello me vuelvo enredadera, en un brazo que rodea en busca de sustento , al tiempo que me vuelvo cobijo.

Extiendo el brazo hacia tus sueños, como una larga almohada de sugerente estampado.

Entre mi falta de memoria, mi ferviente hilaridad y mi dispersión un cajón para que guardes tus cosas y te vengas conmigo.

Transformaré la voz en escalera, los ojos en colchón, el abrazo en paraiso, la inspiración en piel, el suspiro en anhelo.

Vuelvo a empezar.

A empezar por tu cuello, a seguir por tus labios, a terminar por el principio y volver a empezar.

1 comentario:

divagaciones arantxistas dijo...

Jejejeje, no, si te parece lo copié, que como me mola esto de ejercitar las falanges...
Un besazo y felices fiestas!!