febrero 26, 2008

heChOs tEndEncioSoS

La democracia se puede llevar de muchas maneras. Respetándola y cuidándola o usándola y perdiendole el respeto, por ejemplo.

Puede que la sociedad se esmere en llevarla con celo y quiera cumplir sus preceptos con gran rigor. Depende sobre todo de la clase política el exigirse un nivel acorde con lo que la democracia se merece.

La otra manera es caer en la frivolidad. Que los políticos acudan a un debate y no hagan propuestas sino que se acusen unos a otros de patanes (tiene toda la pinta de que ninguno se equivoca, todos lo son). Que los políticos acudan a un debate y parezcan dos mitines alternados de tres en tres minutos (no saben dialogar). Que los políticos acudan a un debate y lleven las conclusiones preparadas...
NO ES UN BUEN SÍNTOMA PARA LA DEMOCRACIA. NO SEÑOR.

Cuando las promesas electorales son reconocidas por los propios políticos como cebos para captar el voto, cuando un voto en Madrid vale menos que un voto en Soria por la Ley Electoral, cuando el máximo órgano judicial lleva más de un año en el limbo por las presiones políticas, cuando nos pasamos dos semanas celebrando que habrá un debate en los medios de comunicación(para que podamos verlo todos, oh qué alegría Señor!) entre aspirantes a gobernar un país, cuando nos gastamos 900.000 € en prepararlo, cuando los profesionales que trabajan en el debate lo hacen de forma altruista, cuando se pacata hasta la altura de las sillas, el color del escenario, quien lo modera...cuando todo eso ocurre y finalmente el plano general del debate está descentrado...
foto procedente de microsiervos

no puedo más que pensar que o en la política todo son despropósitos, o estos son todos hechos tendenciosos.

2 comentarios:

geminisdespechada dijo...

si fueras del grupo A habrías ido a ensayar y te habrías ahorrado la crispación..

césar dijo...

estuve en el cine viendo si Bardem se merecía el premio, así que me llega todo de la atmósfera...